¿A quién va dirigido?

La práctica va dirigida a cualquier persona que tenga la motivación suficiente para asumir el aprendizaje, la práctica y la integración en la vida cotidiana de la Atención Plena.

No es un sistema terapéutico ni va destinado a curar enfermedades corporales o mentales, aunque la práctica regular de la Atención Plena es un factor fundamental en el proceso de sanación de cualquier tipo de desequilibrio.

No tiene en cuenta la edad, el género, el sexo, las creencias o ausencia de ellas, la nacionalidad, la etnia o la clase social. No se requiere la postura de loto para la meditación (ya que esta puede ser realizada en una silla o incluso recostado), ni trabajos corporales ni prácticas meditativas previas.

La práctica regular permite el desarrollo progresivo de la Atención Plena y la experiencia de primera mano que aporta sus beneficios en la vida cotidiana, profesional y social.

Adaptada a las condiciones de nuestra época, esta metodología ofrece una solución pragmática a la agitación, al malestar y al desarrollo espiritual de las personas. Aunque se trata de un acercamiento aconfesional y laico, la práctica forma un puente entre las ciencias modernas y las tradiciones contemplativas, especialmente con la tradición budista.

El acercamiento a la atención plena es no confesional y científico. Su método natural y laico permite que cada uno conecte con su naturaleza profunda, en un estado de apertura y de amabilidad hacia uno mismo y hacia los demás.

Práctica tutorizada

Metodológicamente se basa en:
La tutorización de la práctica de los alumnos por parte del instructor.

El Curso es un protocolo de práctica y enseñanza en el que se suceden los módulos presenciales con los periodos de práctica individual tutorizada por el instructor responsable de la formación.

La integración de la práctica en el cuerpo

La práctica con el cuerpo está siempre presente en las formaciones. Las sesiones de aprendizaje alternan sesiones teóricas, con explicaciones cortas y concretas, tiempos de práctica meditativa, ejercicios corporales, meditaciones guiadas y ejercicios de relajación y de alertas sensoriales, emocionales y mentales.

Cada módulo comienza y termina con una recogida grupal de la experiencia vivida previamente. El hecho de estar estructurado por etapas hace que el alumno pueda entrar progresivamente en la experiencia corporal, en la conciencia de la respiración, en la experiencia sensorial, emocional y cognitiva, al mismo tiempo que aprende a desarrollar un estado de apertura lúcida y serena, de aceptación, confianza y no dispersión.

La metodología en su conjunto favorece que cada uno pueda ir descubriendo, aprendiendo, practicando e integrando la Atención Plena y sus ejercicios en la vida cotidiana, a nivel personal, familiar, profesional y social.



Quiénes Somos

Vida en Espiral es un proyecto que tiene cómo objetivo el desarrollo personal mediante el auto-descubrimiento a través de talleres, consultas privadas y ceremonias.
También apunta a reflexionar sobre nuestros hábitos como seres integrales y a dar herramientas para concretar cambios auto-propuestos.

Continuar leyendo

Suscríbete a nuestras noticias!

Con la tecnología de Blogger.

Política de Privacidad

Le informamos que sus datos personales serán tratados por BIOSANA SOCIEDAD COOPERATIVA, con el fin de gestionar su solicitud y el mantenimiento de las relaciones profesionales y comerciales con usted.

Copyright © Vida en Espiral